jueves, 11 de septiembre de 2008

La Furia y la Tristeza

Había una vez... un estanque maravilloso.

Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente.

Hasta aquel estanque mágico y transparente se acercaron la Tristeza y la Furia para bañarse en mutua compañía.

Las dos se quitaron sus vestidos y desnudas, entraron en el estanque.

La Furia, que tenía prisa (como siempre le ocurre a la Furia, urgida, sin saber por qué) se bañó rápidamente y , más rápidamente salió del agua. Pero la Furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir el primer vestido que encontró...

Y sucedió que aquel vestido no era suyo, sino el de la Tristeza...

Y así vestida de tristeza, la Furia se fué.

Muy calmada, muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la Tristeza terminó su baño y, sin ninguna prisa, o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo, con pereza y lentamente, salió del estanque.

En la orilla se dio cuenta de que su ropa ya no estaba.

Como todos sabemos, si hay algo que a la Tristeza no le gusta es quedar al desnudo. Así que se puso la única ropa que había junto al estanque: el vestido de la Furia.

Cuenta que, desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la Furia, ciega, cruel, terrible y enfadada. Pero si nos damos tiempo para mirar bien, nos damos cuenta de que esta Furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la Furia, en realidad, está escondida la tristeza.

12 comentarios:

AguaDeRocío dijo...

Bonita entrada Melinda ... yo me quedo con la tristeza.

Un achuchon enorme

Mari dijo...

Estoy con Agua de Rocio yo me quedo con la tristeza....

Catalina dijo...

Uf, preciosa la historia. Yo la tristeza no la quiero ni oler y mira que muchas veces se instala en mi sin pedirme permiso y sin motivo aparente.

Yo soy más de furia, de momentos furiosos que dan paso al arrepentimiento. Lo que normalmente no tengo a mi lado es el rencor.

Besos
Catalina (enduquesada)

Ligia dijo...

Gracias por tu visita y comentario en mi blog. Es un cuento para pensar, donde realmente la furia es sólo un disfraz. Saludos

KAMELUCHA--MELA dijo...

Muy lindo cuento...siiii
y no tan cuento,,,tiene mucho de verdad de ciertoo,,,
ya lo creo,,hojala esa furia,,solo fuera tristeza,,,o melancolia
la mayoria de las veces,,,
besitoss,,,

Astrágalo dijo...

Me encanta los cuentos que pones, reina mia, yo la furia alguna vez...pero sin esconder tristeza, que tambien alguna vez, pero sola con su ropa.
No me gusta ponerme enfadado y furioso, son muy pocas veces, pero el que me conoce se aleja de mi cuando estoy furioso....Gracias a dios sucede muy poco.

Un enorme besito astragalin para mi alumna.

PD: ForzadaSoledad, me dijo anoche en Mi mini-chat, que te preguntara si le permitias escribir en tu blog,le he dicho que tu estarías encantada,pero no puede hacerlo si en la configuración de tu blog no activas lo de "anónimo", ella siempre firma sus comentarios, Gracias.

Mari dijo...

Mira esto:

www.kanariona.es.tl

Espero que te guste y que me dejes tu firmita en mi libro de visitas jajajajaja!!! me voy con mis risas a otra parte jejej antes de k me llameis loca...

Almendrón dijo...

Querida Melinda, soy la Furia. En mi favor quisiera hacerte varias aclaraciones:
Lo que iba ser una “private-party-lesbollera” con la Tristeza, tubo cancelarse muy a mi pesar. Ciertamente salí corriendo del agua, pero porque mi móvil estaba sonando. Era la Verdad, que pedía urgentemente auxilio ya que le estaban dando muchos palos. Así que salí pitando. Y resulta también que me había puesto un poquito ciega con cierto material que me había pasado mi camella: la Generosidad, ...pues se ve que me puse lo primero que encontré.
Ahora por lo que me cuentan, me dicen que la Tristeza va de víctima, y de mi,....de mi dicen barbaridades por ahí.
Pero tranqui, que todo se aclarará cuando la Verdad salga del hospital.

Melinda dijo...

Mary, entraré en cuanto pueda, estoy de strangis en casa de una amiga y hasta mañana no puedo tener con tranquilidad el ordenador, te veo alli.
Almendrón, eres la caña, tu versión de la Furia me pirra, un besote pa ti.

Maria Jesús dijo...

Yo también opino que las personas enfadadas en el fondo están tristes y descontentas con sus vidas. Me ha encantado el relato y me ha aportado y enriquecido muchísimo pues está lleno de sabiduría. Gracias por obsequiarnos con él. En mi blog te he dejado un mimo para ti. Besos y feliz día lleno de magia...

María José dijo...

Este...tb lo abrí! Moraleja: hay q guardar la ropa si voy a nadar...!! He visto q hay post "serie-adicta 3"...venga, voy a ver cual toca esta vez!

María José dijo...

Furia -Alias Almendrón-... Genial! Ole! Pedazo d comentario! Eso sí que es una historia!! ...

Puñeteros móviles, mira q joderte la “private-party-lesbollera"..!!

P cierto, en qué hospistal stá la Verdad...? En el "Central"?...

**Y por último, tienes el correo d la Generosidad? Es q vienen las fiestas del pueblo...y ya sabes...