miércoles, 21 de enero de 2009

Un nombre para mi posesión

Tengo que comenzar esta entrada dándoos las gracias a todos los que me sugeristeis varios nombres para mi posesión si esta fuera niña. La lista la iba a poner aquí pero es larguíííísima... Ha sido muy chulo leerlos todos más todos aquellos que han aportado la gente de mi alrededor.

El caso es que sigo indecisa, porque si ya antes me era difícil decidirme, ni os cuento ahora que me habeis dado un monton. He reducido la lista a tres nombres: LAURA, DANIELA O PAULA.

Os propongo ahora que me digais cual es el nombre que más os gusta. No sé si al final le pondré alguno de ellos si es que resulta ser una niña, que áun no lo sé, espero que si, aunque "mi amado esposo" aún no se ha pronunciado sobre ellos y lo mismo en último momento me propone alguno muy bonito que me guste (por ahora no lo ha hecho cada vez que me comenta alguno me dan sudores...)

Terminar diciéndoos otra cosa: hasta mediados del mes que viene voy a estar muy liada con el trabajo así que os pido perdón por adelantado si no comento alguna de vuestras entradas. Las leo todas, eso sí, pero comentarlas me cuesta más.

Un besote a todos.

5 comentarios:

VeRo dijo...

Daniela...sin duda es el que másme gusta, al ser un nombre no tan típico como los otros... además de que así se llama una primita mia y me encanta ese nombre...

Cuidate mucho, un besazo!

Alessandra dijo...

Yo voto con tu permiso por Paula.
¿Para cuando la feliz llegada? besos

Velvetina dijo...

Melinda, no puedo darte ningún nombre para ayudarte, pero sí te diré lo qué me sucedió a mí… Yo tenía tres nombres elegidos, al igual que tú; de tanto buscar y leer, me conocía el significado e incluso la fecha de los santos de cada uno de ellos. Pero ¡no me decidía!... Lo único que tenía claro es que mi hija para mí era única, y que debería de llevar el nombre de alguien con quien yo no tuviera relación.
El caso es que en una visita al ginecólogo, mientras me hacían la ecografía, el doctor le iba dictando a la enfermera para que apuntara, cuando escuché: “Feto de tantas semanas…”, exclamé sin pensarlo: “¡No es un feto!, es mi hija y se llama Irene”… Y así es.

Espero que a ti te suceda algo parecido.

Por cierto, cuenta conmigo para lo que sea, sea a nivel personal o laboral. Estoy segura de que encontraríamos la forma de comunicarnos de una forma más privada, además ¡vivímos muy cerquita!.

¡Cuídate!, ¡un beso!.

Velvetina

Maria Jesús dijo...

Mi vida, sé que cualquier nombre que elijas será el más acertado. Seguro que estás llena de sabiduría y de intución interior. Besitos

Ligia dijo...

Yo voto por Daniela. Tiene mucha fuerza. Abrazos