jueves, 27 de enero de 2011

Pura contradicción


¿Os ha pasado alguna vez que teniais muchas ganas de que sucediera algo y que cuando va a suceder os poneis nerviosos y preferis que no suceda???

A mi esto me pasa de vez en cuando. Hoy precisamente estaba esperando a alguien, quería que viniera aunque eso me ponía un poco nerviosa porque quería quedar bien. Mientras llegaba el momento pensaba: ojalá no venga, seguro que no sabe llegar, quién me habrá mandado a mí meterme en estos berenjenales... y todo ese tipo de cosas.

Al final... no ha venido. Entonces me he puesto a pensar: vaya mala pata, con lo que yo me había preparado las cosas, hay que ver, dejarme así tirada...

Seguramente si hubiera venido luego hubiera pensado: que tonta soy, con lo bien que me ha ido no sé para que me pongo nerviosa ante estas cosas, con la experiencia que tengo y lo bien que siempre se me da...

En fin, que somos (o soy yo) pura contradicción. Me pasa igual con querer salir con las amigas: siempre estoy diciendo "jo, no salimos nunca, vamos a hacer algo..." y las animo a organizar algo. Y cuando se va acercando el momento pienso "no tengo ganas, con lo agusto que estoy leyendo en mi sofá..." Hoy me han invitado a tomar una cervecilla y he dicho que intentaría ir. Tengo un montón de ganas de ir, me apetece, pero... seguro que cuando llegue la hora pienso que "pa qué" si en pijama se está más agustito!!!

Ya os contaré si me tomo o no esa cervecilla que me apetece tanto. Un besoteeeeeee







6 comentarios:

Ligia dijo...

Pues te doy toda la razón. Eso es una cosa que me suele pasar, pero con los años voy aprendiendo que debo hacer lo que me pida el cuerpo y no hacerme preguntas después de hecho. Si te apetece salir no lo pienses mucho, ya verás como te lo pasas bien. Si no vas, nunca sabrás como te lo hubieras pasado. Y si lo pasas mal, ya tendrás algo que contarnos. Abrazos

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Sí, alguna vez me ha pasado. No te eches atrás.
Ya nos contarás

africa dijo...

Jo pues es lo que me pasa a mi, pero, sabes? como ya te han dicho, haz lo que el cuerpo te pida, no pienses lo que pudo haber sido y no fué, pero cuidado, enquistarte en el sofá mucho no es siempre bueno, un beso.

AFRICA04

Carlos Alberto dijo...

Hola!!! jejeje me ha pasado algunas veces y luego en el fondo, me paro a pensar lo que me pierdo. Aunque en casa se esta la mar de bien. El salir es doblemente mejor para pasar buenos ratos y despejarse uno.

Un abrazo.

María José dijo...

Por supuesto! Me pasa! Me pasa cada día... pq sí, muchas veces quiero que suceda "algo" pero, al mismo tiempo, me pongo muy nerviosa y "casi" prefiero que no suceda!!! Pero si no sucede, entonces, paso de estar nerviosa a estar cabreada!! Y eso, es mucho peor! Prefiero estar nerviosa con los sucesos a estar cabreada porque lo que quiero que pase no pasa!! Así que lo que quiero que suceda...aunque me mate de nervios, no tengo duda... quiero que suceda y cuánto antes mejor!!! Ya lo decía "La Pasionaria" (o el Che)...PREFIERO MORIR DE NERVIOS QUE VIVIR SIEMPRE CABREADA!!! Y por cierto, Melinda...la próxima vez, asegurate de que no haya opción a que "no vaya".

Velvetina dijo...

¿Es una contradicción no saber qué ropa ponerte por la mañana? o ¿es una contradicción no saber qué pedir de la carta de un restaurante?... si la respuesta es afirmativa, ¡me uno al club de las contradictorias.

La verdad es que muchas veces no realizamos esos simples gestos de los que nos hablas por pura pereza, no por contradecirnos a nosotras mismas… Es más fácil quedarse en casa, tumbada en el sofá y sin hacer nada ¿verdad?, pero te aseguro que lo que más nos cuesta conseguir después pasa a ser lo que recordamos con mucho más agrado. ¡¡¡No dejes de tomarse esa cervi!!! ¿de acuerdo?. Si te apetece ¡debes de hacerlo! (piensa qué sucedería si tus amigas fueran tan “contradictorias” como tú).

Un fuerte abrazo

Velvetina