jueves, 2 de octubre de 2008

Un solo movimiento

Un muchacho de 10 años había sufrido un trágico accidente y, a consecuencia de esto, le tuvieron que amputar el brazo izquierdo.

El muchacho se recuperó y decidió aprender Judo.

Su Sensai era un anciano chino experto en este arte marcial.

El muchacho aprendió rápidamente

Después de tres meses, él había aprendido sólo un movimiento. Le pidió a su maestro que le enseñara más pero el sabio Sensei le dijo que esto era todo lo que él necesitaría aprender.

Poco después, el muchacho entró en un torneo y rápidamente logró calificar en los juegos semifinales donde su rival era más grande y más experimentado. No parecía que el muchacho pudiese ganar.

Después de una larga lucha, su oponente empezó a perder la concentración. Rápidamente el muchacho aprovechó esto y logro ritar al suelo a su superior rival.

En el camino a casa, el muchacho le preguntó a su Sensai ¿Cómo pude ganar a mi rival con un solo movimiento?

El Sensai le contestó: Tú has logrado dominar uno de los movimientos más difíciles en todo el judo, y la única defensa contra ese movimiento era que tu rival te agarrase de tu brazo izquierdo.

A VECES TU DEBILIDAD MÁS GRANDE PUEDE CONVERTIRSE EN TU MAYOR FUERZA.

7 comentarios:

La chica de ayer dijo...

Bellísima historia, muy aleccionadora!

Catalina dijo...

Pues si que es verdad. Mi madre dice que el mejor refrán que hay es: no hay mal que por bien no venga.

Precioso relato, me viene bien leerlo. Gracias por tu comentario en mi blog. Estoy remontando el vuelo.

Besos
Cata

Velvetina dijo...

He leído tu texto, y al final me he preguntado cuál es mi debilidad más grande... Soy demasiado vulnerable, ¡esa es la verdad!... Pero esto me ha hecho aprender muchas lecciones en la vida, que me dan más fuerza y más seguridad.

Un beso

Velvetina

Ligia dijo...

Es un relato precioso y con mucha enseñanza. Besos

AguaDeRocío dijo...

A VECES TU DEBILIDAD MÁS GRANDE PUEDE CONVERTIRSE EN TU MAYOR FUERZA.

No sabes lo certera que es esta frase te lo digo porque la he vivido muy recientemente

Un saludo enorme mi niña

KAMELUCHA--MELA dijo...

A veces ser debiles,,,
que se yo,,no se mucho que decirte hoy,,,me siento asi,,debeill
aunque tenga que esconderlo en el corazòn,,to puedes exteriorizas,,el crio no necesita eso,,sino fortaleza,,y empuje..
pero a veces,,siento que fallo...
besitos

Salegna dijo...

Que bonita historia y cuanta verdad esconde, algunas veces nuestras debilidades nos hacen posible lo impensable.
Un beso